¿Quieres mejorar en ajedrez? Sigue estas sencillas reglas

El ajedrez es un juego de mesa donde se enfrentan dos jugadores, y cada uno tiene 16 piezas con diversos valores las cuales se pueden mover, según ciertas reglas, sobre un tablero dividido en 64 cuadros, el objetivo del juego es conseguir dar mate al rey de su contrincante.

Sobre un tablero cuadriculado de 8 x 8 casillas llamadas escaques en blanco y negro alternativamente, que permiten 64 posibles posiciones de las piezas para el desarrollo del juego. En un principio cada jugador tiene dieciséis piezas compuestas de la siguiente manera: un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones. Cada pieza se mueve diferente, lo que determina su potencia e importancia en el desarrollo del juego.

El ajedrez es un juego racional, ya que cada jugador decidirá el movimiento a realizar cada pieza en cada turno.

El desarrollo del juego es tan complejo que ni siquiera los mejores jugadores o los ordenadores más potentes pueden considerar todas las posibles combinaciones, el número de partidas diferentes que pueden jugarse, excede el número de átomos existentes en el universo.

Comienza a jugar quién lleve las blancas, lo que le otorga una pequeña pero esencial ventaja en niveles altos de competición, por lo que suele sortearse antes de la partida con que color se jugará; y cuando en caso de torneo se procura que un jugador tenga en partidas la misma cantidad con las piezas negras que con las piezas blancas. Cada jugador intentará obtener ventaja sobre su oponente y el objetivo final es atacar al rey de modo que no pueda ser defendido, lo que se conoce como “jaque mate”.

Además, se puede obtener la victoria, si el rival abandona el juego o se le agota el tiempo. En torneos se declara también perdedor a quien muestre conducta antideportiva, como por ejemplo negarse a saludar al comienzo de la partida.

Otro resultado posible es el empate o tablas, que se produce en cualquier caso siguiente:

  • Por acuerdo común.
  • Si se repite tres veces la misma posición jugada en el tablero.
  • Cuando sin estar en jaque, algún jugador no puede realizar en su turno ninguna jugada legal, lo que se denomina tablas por ahogado.
  • Cuando después de cincuenta jugadas consecutivas no se ha hecho ninguna captura o se ha avanzado un peón.

Persistencia

El mantenerse firme o constante en un objetivo es lo que debemos usar como ingrediente fundamental para diferenciar el éxito del fracaso; debemos tener presente que la persistencia es insistir una, otra y otra vez, levantarse después de cada derrota y mantenernos firmes en nuestros objetivos.

Aprendizaje continuo

Estar abierto a aprender cosas nuevas y tener la iniciativa como habilidad para aprovechar las oportunidades de obtener nuevos conocimientos, la disposición de crear un hábito de aprendizaje diario. Como las artes de un cerrajero que ante el avance de la tecnología debe mantenerse en un constante aprendizaje.

Constancia

Es la habilidad que hace perseverar en el afán de mejorar y aprender más a cada paso. La creatividad que proporciona el deseo continuo de aprender maneras diferentes de resolver un problema y generar nuevas soluciones.

Practicar ejercicios invertidos

Consiste en resolver el problema de ataque y defensa en el que, por ejemplo, juegan las blancas, con el tablero colocado en posición de que podamos realizar en cada jugada un ataque y enseguida practicar la defensa, así desarrollaremos mucho más el cálculo preventivo, aunque nos resultará más difícil encontrar la variable correcta.

error: Content is protected !!